Te Busco


      Los días son simples entes mutables que varían y cambian con el tiempo. No siempre pasamos los días iguales; hay veces que mejor y hay otras veces que doblan a las anteriores, que los pasamos peor. Días cuyo infierno es insostenible. Las personas egoístas dejan de compartir hasta la palabra. Dejamos de compartir miradas cómplices, no hay química, ¿a dónde se fue? Lo busco con todas mis fuerzas. Me asfixio en su búsqueda, desesperada por agarrarme a un hilo que podría romperse pero necesito agarrarme a algo para poder seguir creyendo que hay algo. Qué podrá haber algo. Mientras los demás agachan la mirada, yo busco alzándome sobre los demás su mirada. ¿Dónde estás? No lo encuentro. No quería pensar que me había abandonado. No quería creer que podía estar pasándome esto otra vez. Siempre igual de estúpida, inocente e ingenua. Siempre dejando que mi corazón se abra a cualquier persona, pero ¿Por qué él no me abre su corazón? ¿Por qué me cuenta y me pregunta para estar con otras? ¿No me ve? Sí que me ve. Él lo sabe todo, ya me lo había dicho el otro día. Pero lo pasó por debajo de la mesa e ignoró lo que mi corazón destartalado intenta gritarle cada vez que ve su rostro. Calla corazón, al final te va a oír y huirá de mí, le digo a cada momento. Pero nunca funciona, nunca me hace caso este maldito y extraviado corazón. Siempre llevándome la contraria. Siempre buscándolo, siempre atento a sus miradas, a sus gestos, a su respirar. ¿Será el momento? ¿Se habrá fijado de una vez en mí? ¡Mírame! Grita este afónico. Para luego agachar la cabeza al verlo abrazado a otra chica… una chica más guapa, más simpática y mejor que yo. ¿Por qué narices me puso la etiqueta de amiga? ¿Por qué me cuenta sus traumas y no es capaz de decirme los porqués de que yo no sea “esa”, ésa que está abrazada a él, que le ríe sus chorradas y que le besa sin pasión? ¡No! Yo le besaría con pasión. Le dejaría sin aliento hasta quedarme yo sin respirar. Lo quería. Lo deseaba, pero no tenía tanta suerte como para tenerlo.

Concurso 80 LIBROS de Letras y Escenas




Si queréis participar y ganar uno de los 5 lotes de 16 libros de romántica juvenil y adulta que sortea el blog Letras y Escenas
  • El concurso se dividirá en 3 FASES, y para pasar de una a otra deberéis haber descubierto su PUERTA SECRETA.
  • Todas las fases serán EXCLUSIVAS para los participantes: para cada una existirá un blog al que seréis INVITADOS SÓLO en el caso de que paséis victoriosos la prueba anterior. En ese blog se explicará qué debéis hacer para continuar.
  • El concurso termina el 30 de enero: podéis jugar en cada fase el tiempo que gustéis… Pero no os confiéis...
Para tener más informacion sobre las bases del concurso y lo que hay que hacer para entrar... pulsad  AQUÍ.

NO OS LO PERDÁIS !

Love love loved... <3


El jardín del vecino siempre es más bonito.

Algo emocionante en semana santa..


Mientras pasaban los días empezaba a aburrirme de esta semana. Era como todas las demás pero en ésta, todo estaba siendo muy complicado. Puedo decir que me aburrí pero en cierto modo, supongo que estaría mintiendo. Sin lugar a dudas, después del miércoles pensé que esta había sido la mejor semana santa de toda mi vida.

A pesar de que estuviese castigada por motivos personales (las calabazas de las notas), eso no era excusa para no poder salir con mi perra, Dana, y escaquearme durante una media hora, más o menos.

Uno de estos días en los que salgo con el pretexto de dar de comer al perro de mi abuela, me encuentro con él. ¿Habíamos quedado para vernos? Sí, pero no pensé que me iba a sentir de esa manera. Empecé a notar un calor insoportable que ascendía por todo mi cuerpo hasta llegar a mi cara. Entonces, lo supe todo. Él me gustaba y yo a él también. Lo supe todo en cuanto vi sus ojos verdes, por los cuales caigo y me pierdo como en una selva tropical. Sus labios carnosos, curvados para mostrar una sonrisa pícara. Bajé la vista un poco más, y me encontré con su musculoso torso, su espalda… Era, sencillamente deslumbrante.

No hicieron falta las palabras en ese momento. Todo se desarrolló en un perfecto y embriagador silencio. Me acerqué a él lentamente, y el tuvo la consideración de agacharse y rodearme con sus fuertes brazos. Nos fundimos en uno solo, sentí su fuerte respiración; el suspiro de alivio al no tener que aguantar más esta tortuosa distancia, sentí su corazón latir desaforadamente antes de separarnos durante unos segundos o lo que a mí me pareció una eternidad. Entonces vi que era lo que me gustaba de él. La sinceridad en su mirada contrastaba con su rostro tan sexy.

Sentí su ardiente mano rozar dulcemente mi rostro, mientras me atravesaba con la mirada. Mi corazón se aceleraba por momentos, y no pude evitar ruborizarme. Se acercó más aún, y nuestros cuerpos se rozaron. En ese instante sentí una especie de descarga eléctrica. Solo unos segundos tardó en coger mi mano lentamente para ponerla detrás de su cuello, e hizo lo mismo con la otra, quedándome enroscada en él. No me dejó de mirar en ningún momento, yo tampoco pude impedir que mis ojos mirasen a otro lado en dónde no estuviese él, era tan ¿perfecto?

Entonces sus cálidos labios rozaron los míos con dulzura, bailando en un vaivén. Al principio me quedé estancada, no podía seguirle. Pero luego, respondí. Entonces, todo se volvió ardiente y apasionado. Estuvimos tanteando nuestros labios hasta que la punta de su lengua acarició mi lengua. A partir de ahí ya no pudimos parar. Todo se volvió ambiguo, tierno y a la vez excitante. Me cogió en sus brazos y me llevó a su cama. Poco a poco nos quedamos sin ropa, tirándola a toda prisa por miedo a que no hubiera un mañana. Me tumbé y me dejé llevar por el ritmo latente de nuestros cuerpos, los cuáles habían encajado como un puzle. Así, el ritmo de nuestras respiraciones se fue acortando hasta que llegamos al elixir de nuestra quemada pasión. No hicieron falta palabras para expresarnos. Ya sabíamos con la mirada, con las caricias, los besos, todo lo que necesitábamos decir. No hizo falta decirle que lo quería. Ya se lo había demostrado.

Al llegar a mi casa me duché, y seguí con mi monótona vida. Pasaron los días hasta que volvieron a empezar las clases. Mientras, sigo preguntándome si lo volveré a ver otra vez.

Y si me preguntaras si me sucedió algo emocionante esta semana. Te mentiría.




Corres. Corres. Sigues corriendo. 

¿Llegaste a dónde querías llegar? 

No. 

Pues sigue corriendo. Corre. 

Algún día llegarás.




Senderos fríos, oscuros, sombríos
como el color de su pelo, triste, solo, 
hundido en la amargura de sus locuras,
en el más inhóspito de los 
lugares, lloras con fiereza. 


¿Qué te pasa? ¿Qué me pasa? 
Por qué lloras, por qué lloro.
Siempre, siempre estás alegre, siempre, 
siempre sonríes. ¡No! Siempre
tu ves mi sonrisa, no ves lo que siento.
No. 


Mi sonrisa frágil, tan intensa como 
un espejo cayendo, arrastrado, dejándose
llevar por la inercia, por la vida, por 
la no vida. 


No. No siempre sonrío. Solo engaño. 
Te engaño para agradarte, para 
que no me dejes solo.

Lacasito0
Distancias.
En la vida hay distancias.

El hombre emite su aliento,
el limpio cristal se empaña.

El hombre acerca sus labios
al espejo…
pero se le hiela el alma.

(…Pero se le hiela el alma.)
Distancias.
En la vida hay distancias.


De Juan José Domenchina. Distancias


Mi respuesta a Juan José Domenchina y su poema "Distancia".


Metros, no,
metros no: distancia,
distancia sí; kilómetros
que nos separan, caminos
que no llegan a cruzarse.

Miradas sin aliento,
alientos sin sabor, el destino
siempre nos enfrenta
con el dolor. Siempre.

No puedo ya disimular.
Te toco y ya empiezo a temblar.
Piensas al desnudarte.
Me miras y me pides mas.
Sudados los dos perdí en control.



Si entiendes, las cosas son así. Si no entiendes, las cosas son así.

Proverbio Zen

Me pone !



- Lo que yo quiera ? 
- Si, pero con una norma - dice él. 
- Cual ? 
- Hacer algo divertido...

No todo es de color de rosa



   Todos recordamos los cuentos de nuestra infancia, el zapato le cabe a cenicienta, la rana se convierte en príncipe, a la bella durmiente la despiertan con un beso. Erase una vez y vivieron felices. La materia de la que están hechos los sueños. El problema es que los cuentos no se hacen realidad. Las otras historias, esas que comienzan en noches oscuras y tormentosas y tienen un final atroz, son las que parecen convertirse en realidad. A quien inventó eso de "y vivieron felices", había que darle una paliza.

No quiero nada

















Tirada en la cama, mi cuerpo inerte después de los besos, de la ansiedad por saborear cada parte de tu cuerpo. Eres mío, tú eres mío.
Me giro para ver tu rostro dormido, y me pregunto ¿y ahora qué?
Recojo mis cosas, me visto y salgo a trompicones de esa casa, que no era mía... cuando llego a mi casa y entro a mi habitacion, recordé que me había dejado una cosa.
¿Volveria a buscarlo o lo dejaría allí junto a ese cuerpo con el que me deslicé al extásis?

No quería volver a saber nada de él. Ya no era mío.

Realista

 El que dijo:

Ojos que no ven corazón que no siente...

era un jilipoyas. 

Pesar...



Todos tenemos alguna vez un pesar enorme. Cada uno lo encaja a su manera. No solo sentimos pesar por la muerte, también por la vida, por la perdida, por el cambio.
Cuando nos preguntamos por qué a veces todo es un asco, por qué duele tanto, debemos recordar que todo puede cambiar en un instante. Cuando te duele tanto que no puedes respirar, así sobrevives.
Recordando el día en que sin saber cómo y aunque parezca imposible no te sentías así, no te dolerá tanto. El pesar le llega a cada uno a su hora, a su manera.
Y lo mejor que podemos hacer, lo mejor que cualquiera puede hacer, es ser sincero. Lo peor del pesar es que no puedes controlarlo. Lo mejor que podemos hacer es permitirnos sentirlo cuando llega y liberarnos de él cuando podamos.
Lo peor es que cuando crees que lo has superado vuelve otra vez. Y cada vez te deja sin aliento. Hay cinco fases en el duelo.
Se manifiesta de forma diferente en cada uno pero siempre hay cinco:

Negación
Ira
Negociación
Depresión
Aceptación
.



Despacio, ¿no?


A los veinte minutos, miré hacia ellos, y nuestro amigo se iba y él venía con paso decidido hacia el agua. Esto iba a ser divertido -pensé.
Lo miré, lo observé, lo estudié y lo analicé detenidamente mientras caminaba en mi dirección. Lo único que le tapaba eran las bermudas... qué pena -pensé ante la idea. Su torso desnudo, fuerte... su pelo corto, oscuro hacia denotar sus ojos enormes y su boca... moriría por su boca. Me paré en su boca hasta que volví a "la realidad" y lo vi enfrente, muy cerca. Me quedé mirando sus ojos, no sabía que decir, y de sus ojos pasé a su boca, y una llama volvía a encenderse dentro de mí. Quería probar y degustar sus labios de nuevo.
- Qué calor -dije improvisadamente para meterme en el agua y alejarme un poco mientras nadaba. No sin antes oír una carcajada.
Cuando salí a la superficie vi que no lo había conseguido, seguiamos estando cerca. Ya sabía lo que quería...
- ¿A dónde fue? -señalé las toallas. Él también se giró, y volvió la cabeza hacia mí.
- Dijo que iba a comer algo, y para no dejarte sola -movió los hombros para no dar importancia- me quedé.
- Yo también tengo hambre -me acerqué lentamente, y él se metió en el agua y tembló. Sí, supongo que estaba fría.- ¿Fría? -pregunté mientras seguía acercándome lentamente. Notaba el calor de su cuerpo, y eso era un imán para mí.
- Sí -respondio revolviéndose el pelo.
Sí, sabía lo que quería, y se lo iba a dar.
- Humm -fue lo único que salió de mi boca para luego enroscar mis manos en él.- Podría calentarte si quieres...
Mis manos bajaron por su espalda y volvieron a subir repetidamente, trazando un circuito hasta que decididamente llegué a una meta, enredé mis manos en su pelo, atrayandelo más a mí. Sus manos se quedaron en mi cintura, mientras yo enroscaba mis piernas en su cadera. Quería más y se lo hice saber mientras le bajaba las manos a mi culo, y ¡oh! Acerté, porque el mero roce, cuando lo agarraba entre sus manos, me ponía más aún. Mi respiración ya era irregular, más que respirar, jadeaba. Me acerqué a su oído mientras gemía de placer ante sus caricias.
- Más.
Su cuerpo respondió ante mi petición. Una de sus manos acariciaba mi pecho, mordisqueaba mi cuello, bajando hasta mordisquear suavemente sobre la parte superior de mi bikini, haciéndome estremecer del gusto. Gemí directamente en su oído, le mordí la oreja con ternura y deseo. Quería que siguiera, pero...
- ¡Eihh! ¡Chicos! Veo que os habéis metido en el agua -dijo una voz conocida desgraciadamente desde lejos.

Caminando de puntillas


Ya no quiero pensar más. Solo quiero soñar contigo, verme en tus brazos, suspirar antes tus caricias... No quiero volver a echarte de menos, quiero que estés ahí, cuando te necesito. Quiero que estés ahí cuando tu me necesitas. No quiero que me apartes, no quiero que te alejes. No quiero que llores, no quiero que me ocultes cuando lloras. No quiero que me ocultes tu tristeza. Quiero que me lo digas. Quiero que me lo digas todo. Quiero decirtelo todo y expulsar hasta la última palabra que quede ahogada en mi cuerpo, en mi cabeza. En mi corazón.
Te quiero a ti como a nadie hasta ahora. Te necesito. Te deseo. Deseo que estés aquí cuando duermo y me acaricies el pelo con suavidad y ternura. Deseo que explores cada parte de mi cuerpo con dulzura. Deseo que me arranques la ropa y veas lo que escondo solo para ti. Te deseo y no nada en lo que piense mas que en ti. En besarte, morderte y abrazarte.

No quiero andar de puntillas ante tus miradas. Quiero saltar de risa, de emoción, de placer ante tus miradas, tus sonrisas. Tus sonrisas son el elixir que ahora me falta. Que ahora me ahoga. Solo quiero oírte gritar a los cuatro vientos que eres feliz, porque yo lo hago. ¿Y sabes por qué soy feliz?
Soy feliz porque te tengo a ti. Porque puedo contar contigo. Porque me haces temblar de placer. Porque me haces reir y a la vez llorar. Porque deseo saborear cada poro de tu piel. Porque haces que suba la cabeza con orgullo. Porque no me obligas. Porque yo quiero que me obligues. Porque te quiero.


Te Quiero. Y no sé si leeras esto. Ojalá, pero solo quería que lo supieras.

TeQuiero|TeOdio

Acaricias los extremos,
me haces sentir los límites,
experimentar mis debilidades
en momentos nunca sospechados.
Me haces sentir
lo nunca sentido,
lo nunca vivido,
lo más querido.
Admiro la fuerza de tus miradas,
me sorprendo
con la violencia de mi sonrisa,
avivando nuestras llamaradas.
Te quiero, porque;
porque me haces sonreír,
porque no deseo otra cosa más que a ti,
porque no puedo dejar de mirarte,
porque me aturdes, pero...
Te odio, porque;
porque me has robado el corazón,
porque no puedo hacer nada sin ti,
porque me haces dependiente,
porque no hay un segundo en el que tú no estés.
Con caricias,
traspasas los límites,
rozas los extremos
y aturdes cada pensamiento.
Y aún así,
extraño tus caricias,
tus miradas,
extraño que me hagas olvidar,
de respirar

Rosa Negra!**


Me rodean rosas,
Rosas negras,
Sombras cubren sus rostros,
Sombras esconden sus espinas.
Tentan, llaman a la muerte...
Ella se acerca vacilante...
Y grita, grita hasta marchitar,
Hasta matar toda su alma,
Hasta romper su corazon.

Vampiro!


Espera al anochecer,
Sombrias gotas caen sobre mi,
Se aviva un cuerpo dentro de mi,
Se crece ante la intensidad
De la luna llena en el firmamento
Luna que me hace explotar...
Un vampiro sale de mi.
Busco gentes, busco la sangre,
Para poder sobrevivir...
Y ten cuidado,
Para uqe no estes tu alli,
Porque no te escaparas de mi,
De mi mente...
porque te matare lentamente.

No puedo mas...


No hay barreras en el mundo,
para ocultar lo que siento,
solo un rostro, una apariencia,
distinta a la que llevo.

Soy culpable de mis sentimientos,
soy el erroR,
de lo que pienso.

No hay murallas,
que puedan ocultar la verdad,
solo soy un baúl de malos recuerdos,
con heridos sentimientos,
que guardo pasivamente en mi pensamiento.

Soy la manzana podrida,
la fruta envenenada...
Mis labios son veneno,
y mi cuerpo esta muerto.

LA soledaD!!


Gritando,
mientras un manto gris me esconde
de la intensa felicidad que me rodea.
Como burbuja... redonda y superficial,
aislada del oxígeno, de la vida,
cerca de la mas tímida soledad.
Ohh! Mi amiga Soledad,
con la que he pasado mis momentos,
sean malos, sean buenos...
Soledad siempre ha estado ahí,
con la amargura, mi melancolía y mi desesperación.
Ohh! Soledad! Mi temida amiga,
la dolorosa compañía,
la patética hipocresía,
de estar siempre sola,
cuando alrededor
hay mucha gente.

Me hielo...



Siento frío, siento miedo
cada vez que te echo de menos,
cuando me haces falta,
me hielo.

Siento como las hojas se marchitan,
poco a poco, las flores caen
cuando mas te necesito,
mas me hielo.

Pasa el tiempo,
lentamente, me vuelvo loca,
conforme al tiempo pasa,
yo me vuelvo loca.

Mientras tú caminas
mas corro yo hacia ti,
mientras tu callas
mas te grito yo a ti.

Cuando tu nadas,
yo me ahogo intentando salvarte...
y es que no puedo mas,
sin ti, todo es inútil,
todo es patético.

Sin ti...
yo me hielo.

En el mas cruel recuerdo


Ríos cubren mi rostro,
lo inundan ahogandome
y pudriendo mi alma, lentamente.
Golpes
reflejan mi cara, mi cuerpo
en el extasis del dolor,
mi cabeza a punto de estallar
en el más cruel recuerdo.
Morir es lo que me queda,
ya que todo me queda grande,
nada es para mí.
Quiero algo, pero no puedo
no soy capaz de hacer daño a alguien
por saciar los deseos de mi corazon.
No soy libre,
estoy encerrada entre cuatro paredes
de por vida,
en el mas cruel recuerdo.

En mi burbuja


En una burbuja de cristal
sobrevivo a la intensidad
de esta puta tormenta.
Grito, pero nadie me oye,
estoy sola, estoy herida
en una burbuja cristalina.
No quiero luchar más,
paso de esta mierda de "sociedad".
No hay nada que perder,
no hay nada que ganar
¿para qué luchar?
Solo quiero ser feliz
y lo demás me da igual.

Tengo que explotar


Me siento cada día,
Más pequeña, sin energía,
Y cada mañana,
Mi vida se oscurece, se llena de neblina.
Tiemblo al saber que estoy hundida
Por el destino, mi camino,
Porque tengo que tener un corazón dolido.
Prisionera en una burbuja,
Impermeable de la felicidad.
Que yo admiro llegar,
Pero para eso tengo que estallar,
Explotar todos mis pensamientos,
Para que te des cuent6a de lo que siento,
Para que escuches mis sentimientos.

El error

























En una habitación oscura,
Estoy a solas con mi soledad,
Pensando, imaginando
Que fue lo que hice mal,
Intentando buscar mi error
Para buscarle una rápida solución.
Tus bellos ojos, tu tierna mirada
Fue mi perdición,
Mi gran error fuiste tú,
Inevitable, irremediable,
Sin solución.
Pero todavía busco,
Todavía pienso en el error,
Para encontrar mi solución,
Que me aleje de ti
Porque así era feliz.

Querida muerte


Mi cuerpo acostado,
Lamentando el error,
Lagrimas escapan de mi ojos,
Lagrimas esconden mi rostro
Sucio, pálido, seco pero a la vez húmedo.
Mi cuerpo tirado
Esperando tu llegada
Escuchando su corazón
Que grita, desconsolado
Añorando su frialdad.
Mi cuerpo vacío
Esperándote a ti, querida muerte,
Para que me saques de aquí
Para poder sentir de verdad
Para poder abrazar la felicidad
Que con gusto deseo tocar.
Todavía espero, querida muerte,
Con un cuerpo vacío,
Con un corazón herido.

Solo quiero cambiar el mundo




Ahora me doy cuenta de lo que sueño,
sueño en conquistar tu corazón,
en ser la persona que te bese
a la que acaricias.
Quiero ser la primera y la última en tu vida,
quiero ser tu chica, tu amiga, tu amante
que comparte hasta la caja de mis secretos.
Quiero verte y que me veas,
para que mi vida sea bonita
para que las paredes de mi vida esten vivas.
Quiero cambiar el mundo
para poder estar contigo,
para que puedas disfrutar de mí.
Quiero ser el fruto apasionado
y no la manzana podrida.
Quiero olvidarte
pero no quiero, no puedo;
deseo ser feliz a tu lado
quiero que seas feliz.
Quiero que unas nubes magicas cambien el mundo,
de la noche a la mañana,
de sus perspectivas, de sus ideas,
para poder estar juntos.
Nos separan mares
por culpa de nuestros entornos
de nuestras vidas, paralelas.
Pero yo sigo soñando, deseando...
solo quiero cambiar el mundo.

El dolor

Cada uno de nosotros conoce el dolor, aunque a veces se presenta con máscaras que parecen alejadas del sufrimiento.

Nunca terminara...



A veces me pregunto por qué pienso en ti,
por qué pierdo el tiempo pensando,
por qué solo en ti, por qué no otra cosa.

Pienso en tu sonrisa al verme,
en la euforía que desatarás al verme,
en como será este beso,
en como serán tus caricias,
y a veces me pregunto,
¿por qué pienso tanto en ti?

Pienso en como estrás de bien,
cuanta alegría desprenderás,
cuanta felicidad desatarás,
pienso en lo que harías al verme,
al estar o no contigo.

En lo rápido que latirán nuestro corazones,
al sentir quenos queremos,
que nos amamos.

Cuantas pasiones desataremos;
besos, caricias, abrazos... palabras
que no podremos vocalizar,
en silencio, una gran comunicación,
tus ojos expresan todo lo que no puedes decir.

Pienso en los besos,
en los chicos donde hemos estado besándonos,
pienso en la próxima vez,
que desataremos pasiones;
besos, caricias, abrazos... palabras
que no podremos parar.


Surgen a través de corazones, al ritmo de nuestro amor,
ya que nunca se acabará;
ya que nuestras pasiones
nunca terminaran.





Todo se acaba



Veo en el camino

un faro, que,

poco a poco,

se va apagando.

Mi gran depresión



Me hundí en la más mierda de mi vida y resulta que todavía no he podido salir de ella. Siento como si estuviera encarcelada, sin poder disfrutar de la vida, de la libertad. Haciéndome humillar cada día y sin embargo lo que puedo hacer es pegar a un simple saco para desahogarme la vigésima parte del dolor que todavía siento. Darle a una pared no sirve de nada, no sirve ni vale la pena pegarle a él. ¿Para qué? No hay nada en la vida en que valga la pena luchar, y todavía menos sin ayuda. Y ahora es cuando me doy cuenta de lo tonta que he sido al no decirle nada, ni haberles informado de mis ataques de rabia, de llorar, de pensamientos suicidas que no llevo a cabo por ellos(mis amigos), porque sé que por lo menos a ellos les dolería. Y si dijese que lo único que me haría feliz seria sentirme arropada por lo míos.
Que me dieran cariño, que me dijeran que si valgo o no y el por qué, que me abrazaran, que los pudiera abrazar y que pudiera llorar mientras les digo lo que me pasa, aunque no pueda expresarlo todo porque es tan difícil decirles con palabras, ya que lo más seguro es que pensaran que exagero, que es todo a causa de la “adolescencia”, que estoy en una edad difícil, pero eso ¿a mi qué? Solo quiero poder ser feliz de verdad. Quiero reír porque yo quiero y no por fingirlo. Necesito poder llorar entre los brazos de mis amigos para poder superar este bajón que sin duda ha sido el peor, ha sido y es la peor etapa, la más dura de mi vida.


Lento, rápido, lento


Aire en llamas,
Fuegos que aviva la habitación,
Gran intensidad de emociones,
Nada de pensamientos.
Sola, ante mis ojos,
Un cuerpo desnudo,
Húmedo,
Intenso calor sobre mí.
Gotas deslizando mi piel,
Gritos,
Que quedan en silencio
Tras el movimiento.
Lento, rápido, lento,
Grito, tú gritas,
Un placer que nos lleva,
Que nos une,
Lento, rápido, lento.
Acto descontrolado,
Toco tu deslizante piel,
Piel desnuda, ante mis ojos,
Movimientos de pasión,
Lento, rápido, lento.
Algo se apodera de nosotros,
Un número infinito de placer,
El orgasmo llego,
Y con ello, gemidos,
Intentando asimilar tanto,
Tanta pasión,
Tanta emoción,
Lento, rápido, lento.

Nosotros y la vida...




Vida, llena de misterios,

descontrol, euforía, ansias,

continuas aventuras.

Miles de sensaciones,

continuamente predicciones

descubiertas por lo inravalorado.

Amores, guerras, pasiones,

diseñados por nuestros corazones.

Presente que huye al pasado,

futuro que huye al presente.

Vidas, muertes, frustraciones,

miedo a lo desconocido,

a lo no lógico.

Verdades, mentiras, dudas,

dudas, sobre nuestras experiencias,

mentiras sobre los hechos,

verdades en nuestros sentimientos.

Soy un parásito




Estrangulada, abofeteada, desamparada

en la colina más oscura del valle,

estoy siendo afixiada,

por un ser, al que considraba "querido".

Serpientes, cucarachas, ratas

que muerden hasta el último pedazo de mi piel,

de mi alma, de mi corazón.

Me muero,

y no puedo remediarlo,

no puedo pedir ayuda...

¿para qué ayuda?,

si nadie me escucha.

Soy invisible para cualquiera,

para cualquier ser,

yo soy un nadie, soy nada.

Soy un parásito,

ya que sin gente a mi lado,

no puedo sobrevivir,

necesito a alguien que me quiera,

alguien que me abrase

para poder vivir.

Gracias a ti


Llantos que ayer flotaban,
expresaban mi rostro;

pálido, limpio, destrozado,

como la vida misma.

Llantos que se convierten en flores,

cuando cambio, de orma radical,

a pesar de aparentar lo mismo,

ya no soy igual, soy mejor.

He crecido, he madurado,

gracias a muchos baches,

hoy estoy aquí,

disfrutando de mí, de todo.

A pesar de qu te quier todavía,

ya no lo eres todo,

no eres mi obsesión

solo eres algo de mí,

que me ha hecho crecer.

Ahora soy mejor,

soy especial, guapa,

soy única, sensual,

soy sensible, pero fuerte,

gracias a ti, he crecido,

ahora soy más,

soy especial.

Yo soy feliz



Toneladas de energía,


descontrol, euforía, ansias,


ganas de vivir,


de descubrir, de sentir.


Ganas de descubrirte,


de quererte,


de descubrir algo,


algo desconocido en mí.


Mi sonrisa revive


después de hace mucho tiempo,


mi sonrisa sale a la luz,


brillante, grande, única,


que expresa la mitad de lo que siento.


Mis ojos brillan más,






al saber que ya no tengo miedo


de verte, de no verte,


por una vez en mi vida,


soy feliz, soy libre.

Tú y yo...




Deseo poder notar tu piel,

tu piel acariciandome, motivando


hasta el último pensamiento.


Pensamientos que vuelan hacia el horizonte,


cuando estas aquí, cerca de mí,


ellos vuelan, vuelan al horizonte,


para dejarme contigo a solas.


No siento el último de mis dedos,


solo siento mi corazón,


mi alma desnuda junto a la tuya.


Siento un calor agradable,


cuando te acercas lentamente,


tus ojos sonrien al ver,


el destello de mi sonrisa.


Solo pienso en bailar,


con tus húmedos labios,


en jugar con tu cuello,


con tu voz.


Solo sueño,



en jugar contigo....

Tengo el mono...




Tengo el mono,

mis manos tiemblan de ansiedad,

hace tiempo que no te veo,

hace tiempo que no te siento.

Necesito oler el aroma de tu piel,

necesito tocar tu piel,

necesito la adrenalina,

que me da al verte.

Cuando te abrazo,

mi adrenalina se dispara,

mis emociones aumentan,

la euforía sube.

Cuando me hablas,

un cosquilleo se apodera de mí,

se apodera de hasta el último sentimiento,

él se apodera de mí. Soy adicta a la pasión,

pasión que siento cuando te acercas,

cuando me acaricias,

me besas, me abrazas.

Tengo el mono,

no puedo vivir sin poder verte,

hace tiempo que no te veo,

hace tiempo que no te siento.

Tengo el mono...

Donde reina la luna



Bosques espesos

de árboles, de plantas verdes,

camino angosto, estrecho,

donde reina la luna.

Solos buscando aventuras,

buscando el origen de nuestro elixir,

en un escondido manantial,

aguas cristalinas, transparentes

como nuestras almas.

Cosquilleo, hormigueo,

que sube de los pies a la cabeza,

rápidamente, sin ropa,

mentes traviesas, que se lanzan

a un juego de energía.

Piedras que nos esconden de la luna,

aguas tibias, que ese calientan

por el contacto de nuestros cuerpos.

Amándonos eufóricamente,

besándonos apasionadamente.,

pasión estrepitada.

Parada,

cortada, callada con estupor,

silencio que vuela entre nosotros,

por el aullido de la luna.

No quiero estar enamorada


Millones de sentimientos,

me persiguen, me atosigan,

ya no sé que hacer,

ni lo que pensar.

Mis emociones chocan sorpendentemente,

luchan para ganar,

para poder yo decidir,

si me entrego

o no hacía ti.

Misterios desatan tu deslumbrante figura,

tu bella cara, tu hermoso rostro,

aroma de tu piel que salta hacía mí,

coros que gritan en silencio que sí

coros que gritan que no.

Indecisa,

suspiro ante la tentación,

quiero experimentar una gran número de sensaciones,

sentirme deseada, guapa,

¡no hables!, no influyas sobre mí,

que yo me derrito por ti,

pero no quiero sufrir.

Horrorizada, paralizada al miedo,

al virus que puede entrar en mí

y que tal vez, este,

no pueda salir.

Y no sé que pensar,

no estoy preparada para un amor,

un amor que termina en fracaso,

quiero ser libre,

no quiero sentirme amarrada,

exclava de alguien.

Quero sentir, quiero vivir,

sentir que el cielo es mío,

vivir en torno a muchas miradas,

miradas que envidian lo que hago.

Quiero estar contigo,

pero a la vez no quiero

sentirme atada a alguien,

que luego pueda hacerme daño.

No me conoces,

no sabes quien soy,

¿por qué a mí?,

¿por qué tanto insistir?,

dejame pensar,

para razonar, para poder actuar.

Dices, que me quieres conocer,

¡Conoceme!, pero no me quieras,

no quiero sentirme enamorada,

por algo, por alguien,

solo estoy enamorada de mis amigos,

enamorada de la vida,

de la libertad,

y paso,

absolutamente de los demás.

Tú estarás hoy aquí,

pero mañana quizás no.

¿Y quién me ayuda a seguir?,

¿quién me hace reír?,

pues ellos, que tanto los quiero.

No insistas,

ya pensé,ya actué,

ahora,

solo quiero que te vallas,

no quiero enamorarme de tí.

Quiero sentirme mujer




Desnudos,
sobre un manto de arena rubia
cerca de aguas que nos hacen brillar.


Desnudos al sol,
sin protección,
con las miradas clavadas en nuestros ojos,
sintiendo la inmensa pasión
que nos hace nadar,
hacía la mar.


Mojados, pero calientes,
alientos que deslizan en el aire
palabras que quedan escritas en la arena.


Besos,
que quedan recordados en mi cuerpo,
en mi cuello, en mi pecho...

Desnudos,
dejándonos llevar
por el vaivén de nuestros cuerpos
por el estupor de nuestras caricias,
me dejo llevar por el intenso aroma de tu piel,
aroma que me embriaga, que me satisface,
rozándonos desnudos en el silencio.


Besos, caricias, pasión,
te susurro al oído:
quiero sentirme mujer...


Y entonces, penetras en mí,
aire que transpira entre nosotros,
el calor nos envuelve en sus sábanas,
el fuego se apodera de mí.


Un gran número de sensaciones,
quiero experimentar más,
hasta llegar a la inagotable ternura de nuestras voces,
al gemir al unísono.


Nuestros cuerpos cada vez más rápidos,
siento tu cuerpo,
tu pecho con fuerza,
una y otra vez, entras en mí...

Hasta que,
en medio de las olas,
de la arena rubia,
llega el esperado momento,
orgasmo que une nuestros besos,
labios bailando,
voces gimiendo al placer.


Ojos que unen nuestras miradas,
cuerpos que siguen el vaivén
de nuestras pasiones,
de la pasión, de la excitación,
de nuestro inmenso amor.

No sé que es lo que siento...


Un ser tengo dentro,
no se como explicarlo
no se, que es lo que siento.


No se si es amor
o pasion quizas,
pero puede ser dolor
o simple rencor.


¿Y si es amor?,
como explicar esas mariposas,
que abordadn mi cuerpo
cuando te veo.


Que ademas yo te siento
cuando tu te acercas,
me lleva tu aire, tu olor,
esa fragancia que me mueve,
que me hace volar y soñar.


Esa pasion que me altera,
esas fantasias que me llenan,
ya que no te tengo
pues en realidad te sueño.


En mis sueños estas tu
y en mi vida has llegado tu,
en mi corazon estas tu
y no hay ningun otro sino tu.


Y si te sintiese encima mia
y mi aliento te llenara y me llenara,
al hacerme sentir deseada,
y no una simple esmeralda.


Gritaria y gritaria,
que me has hecho el amor
y no simplemente sexo
sino tambien pasion mezclado con amor.


Que con esa ternura
con esas caricias,
me has hecho sentir mujer,
ese placer unico en mi vida
pues eres tu y soy yo,
y no un simple calenton,
solo emocion, amor y ademas pasion.


Pues es eso lo que siento,
no se como explicarte,
no se que es lo que siento.
No se si es amor,
o pasion quizas,
o dichos de
una mente traviesa.


Un gran paso he hecho,
ya que te he dicho,
lo que siento,
lo que pienso,
lo que creo de ese ser.
Pues no se explicarlo,
pues no se lo que siento.

Necesito un abrazo...




Impactada, intento respirar,
intento aguanta,
el dolor se avecina,
un dolor que intenta colarse en mí,
él se intenta colar,
se intenta refugiar...

Lo quiero echar,
esta no es su casa,
¿por que siento algo así?
Necesito aire, necesito llorar,
asombrada, enojada, dolida
a lo que tú has hecho.

Me has hecho daño,
tanto, que hasta no puedo expresarlo,
a través de estos versos.
No quiero verte, ni mirarte,
no quiero sentir algo al tocarte,
solo quiero odiarte, pegarte.
Quiero pasar este horrible bache,
como los demás, aunque este
me ha dolido más.

Pero no puedo,
no puedo luchar contra tanto,
tanto parásito en mi.
No puedo, estoy sola,
sola ante todo,
necesito ayuda, necesito,
saber que no lucho sola
contra este mundo,
que no soy la única que sufre esto.

Me intentan ayudar,
me animo, consigo ponerme en pie,
consigo estar activa, estar guapa.
Pero todo se derrumba,
cuando te veo,
todo es gris, todo es negro,
nada es puro,
todo es puro sentimiento.

No aguanto este dolor,
necesito expresarlo,
pero no consigo a través
de palabras.
Necesito calor, necesito,
no sentirme sola,
sola ante tu cobardía.
Me derrumbo al pensar,
que eres centro de mi vida,
ERAS, pero ya no sé a donde ir,
me siento perdida ante la desesperación.

Pero yo o e he fallado,
fuiste tú quien me hirió.
Quien me clavo un cuchillo,
me lo clavaste a la espalda,
cuando yo estaba serena,
cuando yo no estaba atenta.

No quiero sufrir más,
no vivir más,
solo quiero matarme,
para no aguantar más.
Quiero cerrar mis ojos,
quiero pensar que ya se acabó,
que todo terminó.
Pero esto no es así,
para terminar con esto,
hay que actuar,
no volveré a sufrir más,
con ningún otro más.
Porque ya no seré igual,
aunque vuelva otra vez a picar.
No quiero verte a ti,
no quiero sufrir más por ti.

Solo quiero un abrazo,
necesito saber que no estoy sola,
sola ante tanto dolo,
dolor queme ataca solo a mi.

Necesito ayuda,
lo necesito todo,
pido solo un abrazo,
un abrazo de verdad,
con el que puedo expresar
toda mi humanidad.